domingo, 24 de enero de 2016

Observa





Observa bien y te darás cuenta de que vuela, así como una hoja que sabe aprovechar las direcciones del viento para que su vuelo sea interminable, y tu puedes detenerla con tu mano, pero se te escapará, y de nuevo va a volar. Si la quieres de nuevo debes perseguirla, para poder lograr la manera de tomarla, pero en seguida se irá y así será hasta que te des cuenta de que es libre y no tiene sentido pasar tanto tiempo para tomar por unos segundos a quien sabe vacilar con el viento, o puedes tomarla y guardarla para que ya no vuele más, pero si lo haces se secará y habrás quitado su vida, porque su vida es la libertad. 
Hay personas que son como estas hojas, que no se conforman con el baile que realizan cuando se desprenden de los árboles, sino que siguen, y son estas mismas quienes llaman la atención, la verdad porque no esperan el otoño para volar sino que en medio de la primavera, estado muy verdes deciden el camino de la libertad, y sustentan su color con el viento y vuelan haciéndose aves cualquieras.







No hay comentarios.:

Publicar un comentario