sábado, 21 de mayo de 2016

Escritos ∞



No saber quien soy, 
tener miedo,
tener tan poco valor, 
sentirse tan vació...perdido, 
sentir algo que no puedes describir de ninguna forma pero que esta presente aunque no tenga nombre.
Sentir dolor, sufrimiento.
Saber que la depresión te inunda, no hacer nada al respecto, 
tomar malas decisiones, 
ahogar las penas en alcohol, en drogas, en silencios, en lágrimas sueltas o contenidas, 
escuchar música triste, y terminar ayudándote a ti mismo a seguir así.

No tiene nada de malo, todos nos hemos sentido así, 
no todo es felicidad 
-sin embargo-
tampoco todo puede ser tristeza o rabia, 
pero no todos poseemos esa capacidad de contentarnos a pesar de lo que pueda pasar, 
de salir o sencillamente  no caer en patrones negativos.  

Vivir, y seguir viviendo aunque a veces parezca que es mejor morir. 
Vivir porque morir es fácil, porque para morir no hace falta más que esperar. 
Vivir porque sí, porque es lo único que conoces. 
Vivir porque la vida es tu casa, tu hogar. 
Vivir porque no conoces nada más. 
Vivir porque sí, por necedad
por buscar
por soñar
por esperar.