martes, 13 de septiembre de 2016

Sin saber rimar



Tú me podrías retener con un beso
Si tan solo abrieras las compuertas de tu corazón y te dejarás llevar por el viento.

Tengo toda una vida esperando a que tus manos y mis manos puedan al fin estar juntas,
sin que tus infiernos calcinen mis dedos, o mis demonios quiebren tus huesos.

Siempre he querido abrazarte y siempre me he querido quedar,
pero me hicieron con mucho aire dentro y a veces me hago tormenta, tú te quedas, 
y nos vemos años luego cuando ya estas cansado de esperar. 

Y es cierto, no has sido el único, ni el primer amor, ni hemos formalizado jamás nada, 
pero a él, te lo juro, a él solo le quería dar lo que ya tú tenías. 

Y yo sueño, y quiero muchas cosas, pero entre las multitudes pensamientos en mi mente siempre estas tú. Haz estado siempre. 

Pero me heriste, y desde la primera cortada jamás volvió a ser igual.
Y sin importar que pase en el orgullo me escondo, porque tu tienes esa manía de asesinarme por mi talón de Aquiles, cuando fui yo quien te lo mostró. 

Y tú, tu problema siempre fue esconderte y no atreverte a brillar, 
si tan solo te atrevieras a volar sin importar a donde podrías llegar
si me abrieras las compuertas de tu corazón, solo eso, si tomaras mi amor... si te dejaras llevar, sabrías que nunca te he mentido, que no te miento.