jueves, 18 de febrero de 2016

Elipsismo




¿Por qué aguantamos tanto tiempo callados cuando nos pasa algo?
¿Por qué no decimos nada sobre los que nos duele? 
¿Por qué no lloramos en publico, y a veces ni siquiera en privado? 
¿Por qué ? 
¿Por qué no podemos llorar hasta que llegamos a nuestro punto de quiebre y luego ya no podemos dejar de hacerlo?
 ¿Por qué?
¿Por qué sonreímos falsamente sin buscar hallar la sonrisa verdadera que hay en nuestro interior? ¿o no hay ninguna? ... 
podría no haber nada; porque nunca existió o porque se extinguió con el tiempo y los problemas, con el silencio que guardamos en cada momento de dificultad y dolor, con coda llanto ahogado y cada mar de lágrimas suelto. 
¿Será que nos quedamos secos... pero de nosotros mismos?
...nos hundimos en algo que ya no se parece en nada a aquella persona que fuimos en algún momento lejano o cercano, que recordemos o no  siempre pero que si existió y toda persona fue en la niñez, o alguna vez, cuando el llanto era fácil, porque las razones por las que llorábamos eran también muy fáciles, y aunque parecía el fin del mundo para nosotros no era nada, absolutamente nada que no se pudiera arreglar. 
Yo quiero rodillas rotas, y manos llenas de tierra y mocos en mi cara, quiero juguetes en mis manos y sonrisas en mi vida, quiero lo que fui, y lamento quererlo, pues se supone que ahora soy era lo que queríamos entonces : ser grandes.
Ya no se quien soy, y si alguna vez supe quien era, si en ese momento lo sabía, esa ya no soy.







"Nunca se para de crecer, nunca de deja de morir"