sábado, 26 de diciembre de 2015

Queridos lectores:

Creo que ya es un poco tarde para decirlo porque ya no es navidad pero de todas maneras quiero desearles a todos los que lean esto, y a mis bellos suscriptores, y.. a TODO el mundo que de verdad les super deseo una muuuuuuy :


¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!




La verdad es que no hubiera podido publicar antes porque acá en Venezuela no había señal de internet, disculpas de todas formas y de nuevo, feliz navidad. 





:D 



















...Mis mejores deseos!♥



jueves, 24 de diciembre de 2015

Diarios


Creo que el no es un amor, es una herida. Después de años, sí, años- aunque parezca mentira- de mi ruptura en una relación amorosa, creo que me he dado cuenta de esto. Es que ya no siento que el sea el único que me guste o quiera, en absoluto, tampoco esta en mi mente todo el tiempo, ni lloro por él, ni nada, ya me sucedió todo eso alguna vez pero ya no es así. Antes cuando me acordaba de él no podía ya pensar en más nadie, al menos por el momento, porque era como si todas las demás personas fueran una ilusión de sentimientos porque mi real amor o mis reales sentimientos estaban única y exclusivamente con él, pero ya tampoco esto me sucede. He pensado en él y recordado su presencia a la vez que me acuerdo de la excelente cita -por poner un ejemplo- que tuve el día anterior, y de lo mucho que me gusta la persona con la que salí, osea, ya no lo quiero a él, pero sigo sintiendo unos extraños sentimientos sin nombre por él, a los que no entiendo en absoluto porque la verdad no tienen nada que ver con amor, a lo que me di cuenta de que lo que estaba sintiendo era dolor, sí, porque obviamente nos hicimos mucho daño, y las principales cosas que recuerdo son esas, más que las buenas. Y todos esos malos y dolorosos sentimientos aún existen aunque no lo ame ni sienta nada ya por él, y tengo, o tenía que aceptar eso, que me duelen aún esas heridas del pasado y que no tiene nada de malo sentirse mal por algo que te hizo mal, es como si no quisiera aceptar que me duela una rodilla rota después de haberme caído y fracturado, no hay nada que hacer ahí después de que el mal está hecho, excepto todo lo necesario para curarnos, pero a lo que me refiero es a que nada se hace queriendo negar que algo duela solo porque no queremos que así sea, más bien aceptando ya esto me siento mejor y todo, pues ya entiendo lo que antes me confundía, porque no tengo un despecho, y eso lo sabía, pues para eso necesitas desear el estar con una persona, y eso si ya no me pasa. Ahora con las cosas más claras puedo tomar decisiones en base a lo que siento, aunque ahora me halle ante la problemática de que es mucho más fácil curar una rodilla rota que las heridas de un corazón dañado. Pero creo que esto es algo que enfrentamos todos en nuestras vidas, y si no, si hay alguien que sepa las recetas para curar el alma de sus heridas y tristezas pues estaría muy complacida se que me las comparta, yo hasta ahora creo que me ha funcionado reír, y otras cosas, pero podría hablar, o escribir, de ellas luego. Gracias.




Esta es la canción que ha estado sonando en mi cabeza en todo este día, y en todos estos pensamientos.

martes, 22 de diciembre de 2015

Nuestro sueño de un viaje




Hace ya un tiempo, un poco más o un poco menos de un año que un amigo se fue del país, se fue a Chile por un mejor futuro o sencillamente un mejor lugar para vivir, pues no es mentira para nadie que aquí (Venezuela) no hay ni muy buen futuro ni muy buena vida. Allá descubrió un nuevo mundo y la ha pasado tan bien como tan mal por causa extrañar esta tierra, a sus personas, lugares, recuerdos y más que dejó aquí. Allá tuvo que acomodarse en otra casa, otra ciudad y otro país obviamente,  escuchar otr forma de hablar en la gente, estudiar historia de Chile y otras materias como revalidas para que pudiera valer su bachillerato, me imagino que a pesar de las similitudes que puedan tener ambos países, pues debe ser casi todo muy diferente, y por ende a conocido muchas nuevas cosas, fue a nuevas bibliotecas, plazas, parques,  ha conocido gente nueva y, bueno,  aquí llegamos al punto de partida de nuestro relato, se trata de una italiana que conoció allá, la cual resulta que ha visitado no solo Venezuela sino también muchos otros países de Latinoamérica, ha viajado mucho, y comenzó a viajar por montarse en un crucero en el que comenzó todo su viaje, en el que trabajó de mesonera hasta llegar a América, y visitó entonces muchos países de esta, y de hecho estaba allí en Chile, hablando con mi amigo, de paso porque se dirige a Brasil donde estudiará medicina. Su historia es que vive al día, trabajando en lo que sea, ha pasado penurias algunas veces, quien sabe cuántas, pero su vida es una verdadera aventura. Mi amigo solo se encargaba de preguntarle cómo hacer eso, a lo que ella solo le decía que la cuestión es atreverse, sí, y ya. Ella resume irse de viaje como agarrar unas cosas y marcharse, y quizá tenga razón, pues tal vez lo que nos impide irnos a conocer el mundo, vivir experiencias, riesgos y aventuras es lo aferrados que nos hallamos a donde estamos, si no hubiese nada que nos atara, que nos mantuviera aquí posiblemente no sería ninguna hazaña marcharse, por eso mi amigo y yo hicimos un plan, ficticio, mágico y fantasioso, pero esperanzado, y es hacer lo que ella ha hizo, ha hecho y hace: Viajar. No será ahora, ni inmediatamente, pues de por si ya estamos separados por más de una frontera, pero queremos hacerlo, y lo haremos.
Aquí hay una frase que dicen mucho que cita:  "Quien quiere, puede".





domingo, 20 de diciembre de 2015

Sin título





No escribo porque quizá me da miedo lo que puedo decir, y no publico lo que está escrito porque cuando estoy a punto de hacerlo no puedo, porque resulta que mi alma está desnuda en cada palabra, resulta que se me acelera el corazón como en un vértigo porque no logro hallar el valor de compartir a los demás lo que digo en mis palabras, lo que se esconde en mi alma y se manifiesta en mis escritos, y no se trata del miedo a si ha de ser malo o bueno, eso no me interesa cuando escribo sobre lo que le acontece a mi ser, pues los sentimientos cuando me atrapan yo solo logro desahogarlos escribiendo y eso es todo,  en ese momento solo somos yo y la escritura, nada más -la escritura que ha sido siempre mi fiel compañera- pero cuando se trata de que alguien más, de que cualquier persona afuera lo lea, sin importar si sabe quien soy, si nos conocemos o no, eso es un verdadero reto, al menos para mi, por eso como dije muchas veces he querido publicar alguno de mis escritos, los de mi cuaderno y de mis adentros pero por mucho que lo intento no logro poder publicarlos, es que en verdad en ellos esta todo, estoy yo, enteramente yo, sin una sola pizca de falsedad, sin aparentar, sin esconder, lo más autentico que soy está en ellos, pero si algún día logro publicarlos -como intento- espero todo resulte bien. Solo quería decir eso, disculpen si les he hecho perder su tiempo.